Diagnóstico y Planificación en Implantoprótesis – Por la Dra. Ana Orozco Varo

Debemos asimilar que el buen diagnóstico y planificación son las claves del éxito a largo plazo de nuestros tratamientos con implantes. Realizar una planificación correcta de los casos a los que nos enfrentamos es la parte más importante y a la vez más compleja de todo el proceso restaurador, por ello es fundamental establecer un protocolo clínico en el que con claridad y precisión contemplemos la secuencia clínica a seguir para determinar cuál es la mejor opción de tratamiento implantoprotésico para nuestros pacientes.

 

La filosofía de trabajo actual implica prever cuál será la localización final de los dientes a reponer para en base a esa posición, estética y funcional, realizar la colocación quirúrgica del implante y no al contrario. En definitiva, con un buen encerado diagnóstico, obtendremos una férula radiológica que nos proporcionará cortes tomográficos que aumentan la precisión y reducen la incertidumbre y los tiempos de la cirugía. Si además nuestro cirujano se ayuda de esa férula para la colocación de los implantes, esa posición previsible de los mismos mejorará el resultado protésico con la simplificación de la selección de pilares desde fases iniciales de la planificación y evitará la complejidad técnica que siempre suponen los casos en los que tenemos malas angulaciones de los implantes.

 

Las actuales técnicas  de tomografía volumétrica de haz cónico (CBTC) suponen el complemento ideal a nuestro proceso de diagnóstico al haber solventado algunos de los inconvenientes de la TC convencional tipo dentascan, con una importante reducción de la dosis de radiación.

 

En las siguientes imágenes vemos un ejemplo de la importancia de previsualizar la posición ideal de los dientes a reponer mediante un encerado realizado según el arco dentario del paciente y su arcada antagonista. Apreciamos como la posición que podríamos decidir como idónea para la colocación del implante según la disponibilidad de hueso (pintado en rojo) supondría una emergencia del mismo totalmente lingualizada con respecto a la posición funcional de los futuros premolares mandibulares. Esta información permite planificar la técnica quirúrgica necesaria para poder conseguir una emergencia más adecuada de nuestras fijaciones, en este caso concreto resuelto mediante técnicas de expansión de cresta.

 

 

Junto con la aplicación del protocolo de diagnóstico, debemos tener en mente, mientras realizamos la planificación de nuestros casos, los conceptos biomecánicos básicos que nos aseguren un menor número de complicaciones prostodóncicas y por tanto el éxito de la restauración. Sabemos que la mayoría de complicaciones que pueden afectar a nuestro sistema implanto-protésico tienen su origen en las tensiones que recaen sobre el mismo. En base a la fórmula fundamental Tensión= Fuerza/Superficie, vemos como la manera de reducir esas tensiones será o bien disminuir las fuerzas incidentes (evitar voladizos y pónticos largos…) o bien aumentar la superficie del sistema sobre las que se distribuyen (aumentar el número de implantes, ferulizar…)

 

En definitiva, la correcta planificación de nuestro tratamiento, antes de comenzar, evitará tener que improvisar y arriesgar,  disminuyendo el estrés que nos supone la incertidumbre y mejorando el resultado final.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Licenciada en odontología. Universidad de Sevilla
Profesora asociada de Prótesis Estomatológica. Universidad de Sevilla
Experta en Prótesis sobre implantes. Universidad de Sevilla
Miembro de la Comisión académica y Profesora del Título de experto en Prótesis sobre Implantes. Universidad de Sevilla
Profesora de la Formación Contínua de Rehabilitación Protésica, Implantoprótesis y Patología de la Oclusión. Universidad de Sevilla

 

Doctor, ¿cuánto tiempo duran los implantes? – por Dr. Juan Antonio Hueto Madrid

En el ultimo editorial de la Revista Española de Cirugía Oral y Maxilofacial su editor, el Dr. Luís Naval, sacaba esta pregunta a la palestra.

Seguro que a todos nosotros nos la han hecho nuestros pacientes alguna vez. A pesar que la literatura científica demuestra sólidamente la estabilidad a largo plazo de los tratamientos con implantes, la existencia de grandes cantidades de implantes instalados y en funcionamiento nos ha de permitir evaluar no sólo la supervivencia de implantes, sino si, reamente, la calidad funcional y estética del tratamiento cumple con el paso del tiempo las expectativas de cuando fue realizado.

Los tratamientos restauradores deben planificarse para durar y es necesario evaluar si tanto la planificación biomecánica como los materiales han cumplido los objetivos. En cualquier tratamiento es importante la colaboración del paciente y debe ser un sujeto activo en el mantenimiento de su salud oral. Una adecuada higiene y un uso razonable de su restauración contribuyen al éxito a largo plazo. La importancia de la férula de descarga; en qué casos es necesaria; cómo debe utilizarse; qué impacto tiene en la duración a largo plazo debería ser motivo de estudio. La salud de los tejidos blandos periimplantarios es un factor muy importante en la estabilidad del tratamiento. La periimplantitis es hoy en día motivo de intensos estudios, pues es la causa de muchos fracasos tardíos. La investigación se centra en determinar qué pacientes presentan mayor riesgo, cuáles han de ser las medidas preventivas y de diagnóstico precoz y, una vez establecida, cuáles son las formas de tratamiento más efectivas.  El impacto como factor favorecedor de periimplantitis de las superficies tratadas frente a las mecanizadas lisas sigue siendo motivo de controversia.

 

En cualquier caso, la respuesta a la pregunta que titula este editorial sería que sabemos que duran mucho tiempo, pero que no sabemos cuánto. Como cualquier prótesis la duración dependerá de la calidad de los materiales y el diseño biomecánico, de la respuesta tisular, de un uso razonable y un mantenimiento  adecuado.

 


Dr. Juan Antonio Hueto Madrid

  • - Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Barcelona
  • - Cirujano Oral y Maxilofacial
  • - Médico Adjunto del Servicio de Cirugía Oral y Maxilofacial del Hospital Universitario Vall d’Hebrón de Barcelona
  • - Profesor asociado de la Facultad de Medicina de la UAB
  • - Tutor de formación médica especializada del Hospital Universitario Valld’Hebrón de Barcelona
  • - Director del grupo de investigación de “Robótica y Cirugía” de la “Fundació per la Recerca dels Hospitals Vall d’Hebrón”
  • - Miembro de la junta directiva de la Sociedad Catalano-Balear de Cirugía Oral y Maxilofacial
  • - Miembro numerario de la Sociedad Española de Cirugía Oral y Maxilofacial, Sociedad Española de Cirujanos de Cabeza y Cuello, European Association for Cranio-Maxillofacial Surgery y International Association of Oral and Maxillofacial Surgery.