MI PRIMERA LIBRETA DE ANÁLISIS EN IMPLANTOLOGÍA

Dr. Fernando Espín Gálvez. Cirujano Oral y Maxilofacial. Almería

Jugador de ajedrez. Nivel de Club Preferente

 

No cabe duda que los cuatro pilares básicos sobre los que debe basarse el éxito de un profesional dedicado al mundo de la odontología, implantología, cirugía oral y maxilofacial son:

 

 

1.- Formación, tanto de grado, postgrado como formación continuada

2.- Investigación

3.- Docencia y discencia

4.- Evaluación

 

Estos 4 pilares pueden aplicarse de igual forma a otras ramas sanitarias y profesionales.

 

La mayoría de licenciados, tras la formación de grado y postgrado inician su labor profesional. Está suele comenzar como contratados en consultas privadas ajenas o bien propias.  La dinámica laboral diaria dificulta y entorpece el estudio y la formación continuada. Los intercambios de experiencias profesionales con otros compañeros es escasa y la investigación suele abandonarse (salvo casos contados que hayan iniciado algún trabajo fin de master o tesis doctoral). Asimismo,  el accesos a la docencia es muy limitado. De esta forma pasado cierto tiempo (2-3 años a lo sumo)   la actividades, no asistenciales, se limitan a una formación discente de 2-3 cursos anuales de fin de semana o algún congreso o simposium.

 

Unos pocos tienen la suerte de poder trabajar en centros hospitalarios y/o universitarios donde puede ser guiados, asesorados y/o “obligados” a realizar una función docente, actividad investigadora y garantizarles una formación continuada.

 

Con tristeza, en los últimos años observamos una diáspora de profesionales jóvenes, capacitados pero sin un rumbo claro para poder desarrollar y garantizar unos pilares mínimos que garanticen y faciliten una buena praxis profesional fundamentada en los pilares básicos expuestos anteriormente.

 

Quisiera mostrar una herramienta útil y sencilla que permita hacer una reflexión y auto-
análisis sobre nuestras fortalezas y debilidades y que nos permita establecer un  plan de mejora en nuestra práctica habitual:

 

 

LA LIBRETA DE ANÁLISIS.

 


La libreta de análisis, como herramienta pedagógica es bien conocida desde hace más de un siglo. Tuvo especial importancia y desarrollo en el ámbito del ajedrez soviético desde los años 30 del siglo pasado, teniendo como referente al patriarca del ajedrez ruso: Mikhail Botwinnik. Sus virtudes se transmitieron de generación en generación siendo un elemento fundamental en las llamadas escuelas de pioneros donde salían numerosos talentos del juego-ciencia. 

 

Mikhail Botwinnik. Campeón del mundo de ajedrez (1948-1963)

 

Se basa en la idea de hacer un juicio, reflexión  y análisis propio de nuestra actividad, encontrando aquellos puntos débiles y fuertes y poder elaborar a través de este análisis una estrategia que permita evolucionar y mejorar.

 

Para llevarlo a la práctica debe apuntarse en una libreta o cuaderno propio, a ser posible de forma manuscrita todo aquello que resulte de interés sobre nuestra práctica de la faceta  en cuestión: en nuestro caso el mundo de la implantología.

Se pretende con ello identificar aquellos éxitos y fallos cometidos, aquellas posibilidades no aplicadas, las tareas y objetivos pendientes, la estrategia a planificar, el cronograma, los descansos…y enfatizar el análisis crítico de los resultados obtenidos en cada apartado.

 

Para aquellos que se dediquen a la implantología y que se inicien en este tema les sugiero que se hagan este testcon 10 preguntas básicas y vayan anotando sus resultados. Esos resultados deben ser obtenidos de forma concreta, exacta y olvidarse de impresiones generales:

 

 

-        Cuantos casos y número de implantes he indicado en el último año

-        Cuantos casos y números de implantes he puesto en el último año

-        Que porcentaje de no osteointegración tengo

-        Que porcentaje de fracasos quirúrgicos y protésicos tengo

-        Cuales son las causas del  fracaso. Como se distribuyen en porcentaje

-        Qué porcentaje de fracasos mercantiles tengo

-        Cuales son las causas de colocar menos implantes de los que indico

-        Cuantas técnicas de cirugía implantológica domino como para poder enseñarle a un compañero

-        Cuantas técnicas de cirugía preprotésica domino como para poder enseñarle a un compañero

-        Cuantos artículos y/o capítulos de libro he leído sobre implantología en el último año

 

 

 

Posteriormente valore de 0 a 10 los resultados obtenidos (siendo 1 el mínimo y 10 el máximo), haciendo una autocrítica en base a sus conocimientos sobre el tema. No es necesario cuantificar cada apartado.

 

El tercer paso consiste en marcar para el próximo año una nota  en cada apartado en base a las consideraciones anteriores y establecer unos objetivos para alcanzar esa nota. Esos objetivos deben ser claros, alcanzables y con un cronograma establecido.

 

Este análisis debe hacerse anualmente dándole el tiempo de (se aconseja al mínimo 2-3 semanas).

 

Para aquellos ya iniciados y atrevidos, puede hacerse una estrategia a 5 años vista, pero siempre haciendo los cortes anuales y siendo flexibles para poder cambiar.

 

Les puedo asegurar que la libreta de análisis, así entendida, les puede ayudar como una herramienta sencilla para conocerse a si mismo, evolucionar, servir para autoperfeccionarse y no estancarnos en nuestro ámbito profesional, máxime teniendo en cuenta que el mundo de la implantología evoluciona muy rápido,  las novedades son continúas , no siempre mejores y debemos mantener nuestra mirada crítica.

 

 

 

Dr. Fernando Espín Gálvez

 

Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Granada 1987

Médico Especialista en Estomatología por la Universidad de Granada., 1989

Médico Especialista en cirugía Oral y Maxilofacial. Hospital Universitario Virgen del Rocío. Sevilla

Doctor en Medicina y Cirugía por la Universidad de Sevilla. 1995 Calificación “Apto cum laude”

Jefe Asistencial del Servicio de Cirugía Oral y Maxilofacial del CH Torrecárdenas desde 2010

 

¿Se puede competir en nuestro sector manteniendo la ética profesional? – Dr. Alberto Manzano

O nos ponemos manos a la obra o seremos un commodity más.

 

 

La creciente aparición de nuevas clínicas dentales, consecuencia de una mala política de creación de nuevas facultades de Odontología por parte de la administración estatal, está generando un cambio en el sector profesional odontológico: estamos pasando de ser un gremio que velaba por la salud oral de la población a, si no lo remediamos a tiempo, ser un sector de “commodities”, que es lo que intentan conseguir las grandes empresas para su mayor beneficio. Si alguien pensaba que sus problemas actuales son consecuencia de la crisis económica y que su situación mejorará cuando acabe la crisis, está muy equivocado. Es algo mucho más maquiavélico y sibilino…

 

 


Para el que no lo sepa, el sector de commodities es aquel en el que se venden bienes con un muy bajo nivel de diferenciación o especialización; y una de las características más importantes de un mercado de commodities es que los márgenes de beneficios son minúsculos. En este ambiente, una gran empresa se siente más poderosa ya que puede gestionar mejor sus activos para seguir teniendo beneficios aún con márgenes tan exiguos. Por esta razón, no paran de presentar los tratamientos odontológicos a la sociedad como meros productos (rehabilitación por implante, diagnóstico por radiografía, garantía del “producto”, etc…), y de una manera muy sutil dan a entender que sus tratamientos/productos son iguales a los del resto de clínicas (segundo requisito para convertirnos en un mercado de commodities).

 

 

Ante esta visión del sector presentada a la sociedad, ¿cuál creerá el consumidor que es la diferencia para elegir un producto u otro? Efectivamente… el precio.

 

 

¿Qué hacemos los dentistas propietarios de clínicas al respecto? Poco, nada o, en algunos casos, algo peor, apoyar esa idea usando sus mismas armas (folletos con imágenes de implantes o de puentes, bajar los márgenes de beneficios, ofertas engañosas, etc…).

 

 

¿Existe una solución al respecto? Por supuesto, pero debemos remar todos en la misma dirección, aquella que beneficia al sector de las clínicas propiedad de dentistas: diferenciarnos del resto a través del servicio. Transmitir a la sociedad que no todo es lo mismo y que “implante” no es igual a “implante”. Y, sobre todo, COMUNICÁRSELO DE MANERA CORRECTA AL PACIENTE. Nuestra experiencia ayudando a clínicas tradicionales, es que lo que más suele fallar es la comunicación con los pacientes, y esto incluye: decoración de la clínica, publicidad que se realiza y sobre todo, la comunicación verbal y no verbal del personal de la clínica para con sus pacientes. Otro de los errores comunes es el exceso de confianza de que esto ser arreglará cuando acabe la crisis o que estas franquicias tienen los días contados… Y por último, un riesgo inherente al ser humano: la resistencia al cambio. Hay que empezar a dirigir bien nuestros negocios, con una línea de gestión clara que se diferencia y, sobre todo, que el paciente diferencie a nuestra clínica del resto, y esto no es nada sencillo ni algo que se pueda sacar del sentido común.

 

 

Las nuevas tendencias de las empresas a nivel mundial pasan por dar más protagonismo al cliente (hasta Coca-Cola gastó millones de dólares en modificar sus latas con nombres de personas), y esto ha invertido la pirámide de venta clásica pasando de emplear poco tiempo en el rapport (conversación para congeniar y entenderse con el paciente) y mucho en hablar sobre las opciones que ofreces, a invertir un 60% del tiempo con el paciente en ese rapport (o método consultivo) y un 10% en ofrecer la solución a sus problemas. El resto del tiempo debe versar sobre las necesidades del paciente.

 

 

 

Por último, queremos destacar el otro gran giro que se le ha dado a la comunicación y trato con los clientes a nivel global. Hemos pasado de ver cómo las empresas nos ofrecían sus productos vendiéndonos sus especificaciones (hasta los años 80 – principios de los 90), a ver cómo las empresas nos presentan sus productos desde su lado más emocional. Esto es una gran arma que podemos y debemos usar, explicando a los pacientes los beneficios emocionales que tendrán nuestros tratamientos más allá del simple hecho de reponer una parte de su organismo o sanar una caries en un molar. La ciencia sobre las diferencias entre “hablarle” al lado derecho del cerebro o al izquierdo no para de evolucionar, y siempre con resultado positivos. Hablarle a la parte derecha del cerebro de nuestros pacientes es otra de las cosas que, por degracia, NO nos enseñaron en la Facultad.

 

 

Esperamos haberos ayudado un poco con esta entrada en el blog, y si queréis saber más, podéis encontrar más información sobre gestión, dirección y marketing en nuestra web www.plansynergia.com.

 

 

 

 

Alberto Manzano, fundador de Plan Synergia, es Licenciado en Odontología en 2002 por la Universidad de Valencia. Tras especializarse en varias áreas de la Odontología, en 2006 abrió su propia clínica dental. En 2010 empezó a formarse en el área de gestión empresarial y marketing. Desde entonces se ha formado en varias escuelas de gestión, coaching, marketing online, calidad dental, etc… En 2013 realiza su Executive Program en Gestión y Marketing para clínicas dentales. Desde ese mismo año es la persona encargada de la formación en el área de gestión y marketing del Master de Implantología de la European School of Oral Rehabilitation Implantology and Biomaterials. Es también socio del Club de Marketing del Mediterráneo.

 

 

 

Manejo del tejido duro en implantología – Dra. Àngels Pujol García

Existen muchas causas por las cuales nuestros pacientes pierden hueso, bien por una enfermedad periodontal, por un traumatismo, fractura vertical , extracción traumática, abscesos o bien por atrofia del hueso en una zona edéntula.

Actualmente se intenta minimizar la pérdida del volumen de hueso tras una extracción dental debido a que puede ser muy necesario en la rehabilitación posterior de esa misma zona. Por ello, como profesionales, debemos plantearnos, ante un diente desahuciado, que opciones de tratamiento tenemos para preservar el máximo volumen de hueso.

Básicamente tras una extracción dental existen tres opciones de tratamiento,  se puede dejar que el alveolo cicatrice espontáneamente, se puede preservar el alveolo o bien colocar un implante inmediato.

Si desarrollamos en mayor profundidad estas tres opciones, observamos  que al dejar el alveolo que cicatrice espontáneamente , existen estudios clásicos que nos muestran la cicatrización interna del alveolo donde existen cinco fases, que en resumen, pasa desde la formación del coágulo tras la extracción, el coágulo se reemplaza a tejido de granulación, éste es reemplazado por tejido conectivo, se inicia la formación de una matriz osteoide por la base y periferia del alveolo hasta que a las 6 semanas el alveolo esta relleno por hueso trabecular casi completamente (Amler 1969). A nivel de las paredes externas, diversos autores nos han demostrado que hay cambios tanto en el grosor de la tabla vestibular y lingual como en la altura de las mismas.  Schropp demostró que al año de realizar la extracción dental se pierde el 50% de volumen óseo y los dos tercios ocurren en los tres primeros meses (Schropp et al. 2003).  Diversos autores observan pérdidas horizontales de entre 3,1mm a 5,9mm en periodos de 4 a 12 meses y pérdidas verticales de entre 0,7mm a 1,5mm en estudios de 4 y 6 meses (Lekovic et al 1997, Lekovic et al 1998, Camargo et al 2000, Iasella et al 2003, Schropp et al 2003).

Otra opción es preservar el alveolo, Jung y colaboradores en un estudio clínico aleatorizado revelaron que hay una clara tendencia a que existan menos cambios volumétricos 6 meses después de las extracciones usando un relleno óseo de lenta absorción junto con un injerto de tejido blando bien sea injerto autólogo o bien membrana de colágeno (Jung et al 2013). Teniendo en cuenta que el 90% de nuestros pacientes el grosor de la tabla vestibular de los dientes anteriores es de 1mm o menos se ha valorado regenerar el alveolo sin levantar ningún colgajo para mantener el aporte vascular de los vasos supraperiósticos (Sanz et al. 2010). Existen muchos estudios que valoran esta opción y observan la cantidad de pérdida de volumen óseo, teniendo en cuenta que en muchos de los estudios se levanta un colgajo para preservar el alveolo se observan pérdidas horizontales de 1,3mm a 3,48mm y perdidas verticales de 0,5 a 1,6mm (Iasella et al. 2003, Barone et al. 2008, Camargo et al. 2000, Cardaropoli et al. 2012, Azizi et al.  2010, Barone et al. 2012, Iasella et al. 2003, Aimetti et al. 2009).

Por último se ha estudiado si el hecho de colocar un implante inmediatamente a la extracción de un diente se preserva más volumen óseo. En primer lugar se ha demostrado que la supervivencia de estos implantes es la misma que cuando se colocan implantes tras los 3 meses de cicatrización del alveolo (Lang et al. 2012). Sin embargo se ha observado en los estudios de Discepoli, Araújo o  Boticelli que la colocación del implante per se, no previene la pérdida de volumen óseo (Discepoli et al . 2014, Araújo et al 2005, Boticelli et al 2004). Hay que mencionar que en estos estudios el implante se colocaba en el centro del alveolo.  Estudios como el de Lee han demostrado que al colocar el implante lingualizado/palatinizado la cortical vestibular prácticamente queda intacta sin elevar colgajo (Lee et al 2014). También el estudio de Tarnow y cols. nos demuestra que si se coloca el implante ligualizado/palatinizado, se rellena el gap (espacio entre la tabla vestibular y el implante) con un xenoinjerto, no se levanta colgajo y se coloca o bien un provisional inmediato o bien el pilar de cicatrización, perdemos 0,1mm de cortical vestibular en altura y horizontalmente entre 0 y 0,4mm (Tarnow et al 2014).

Por tanto deberemos tener en cuenta la cantidad de volumen óseo que se puede perder escogiendo una u otra opción y qué consecuencias clínicas se derivan a raíz de esta toma de decisión inicial.

-Amler MH. The time sequence of tissue regeneration in human extraction wounds. Oral Surg Oral Med Oral Pathol 1969;273:309–318.

-Lekovic et al. A bone regenerative approach to alveolar

ridge maintenance following tooth extraction. Report of 10 cases. J Periodontol

1997;686: 563–570.

-Lekovic et al. Preservation of alveolar bone in extraction sockets using bioabsorbable membranes. J Periodontol 1998;69(9):1044–1049.

-Schropp L, Wenzel A, Kostopoulos L, Karring T. Bone healing and soft tissue contour

changes following single- tooth extraction: A clinical and radiographic 12-month

prospective study. Int J Periodontics Restorative Dent 2003; 23:313–323.

-Camargo et al. Influence of bioactive glass on changes

in alveolar process dimensions after exodontia. Oral Surg Oral Med Oral Pathol Oral

Radiol Endod 2000;905:581–586.

-Iasella et al. Ridge preservation with freeze-dried bone allograft and a collagen membrane compared to extraction alone for implant site development: A clinical and histologic study in humans. J Periodontol 2003; 74:990–999.

-Jung et al. Radiographic evaluation of different techniques for ridge preservation after tooth extraction: a randomized controlled clinical trial. J Clin Periodontol 2013: 40; 90-98

-Sanz et al. A prospective, randomized-controlled clinical trial to evaluate bone preservation using implants with different geometry placed intro extraction sockets in the maxilla. Clin. Oral Impl. Res. 21, 2010; 13–21.

-Lang et al. A systematic review on survival and success rates of implants placed immediately into fresh extraction sockets after at least 1 year. Clin. Oral. Impl. Res. 23(Suppl. 5), 2012, 39–66

-Discepoli et al. Fresh extraction socket: spontaneous healing vs. Immediate implant placement. Clin. Oral Impl. Res. 00, 2014, 1–6

-Boticelli et al. Hard tissue alterations following immediate implant placement in extraction sites. J Clin Periodontol 2004;31:820-828

-Araujo et al. Ridge alterations following implant placement in fresh extraction sockets: an experimental study in the dog. J Clin Periodontol 2005:32; 645-652

-Lee et al. Ligualized flapless implant placement into fresh extraction sockets preserves buccal alveolar bone: A cone beam computed tomography study. Int J Periodontic Restorative Dent 2014; 34:61-68.

-Tarnow et al. Flapless postextraction socket implant placement in the esthetic zone: Part 1. The effect of bone grafting and/or provisional restoration on facial-palatal ridge dimensional change-A retrospective cohort study. Int J Periodontics Restorative Dent 2014;34:323-331.

 

 

 

 

· Licenciada en Odontología. Universidad Internacional de Cataluña.

· Postgrado en Medicina Bucal. Universidad de Barcelona.

· Doctor en Odontología por la Universidad de Valencia.

· Máster en Periodoncia e Implantes. Universidad de Valencia.

· Profesora del Master de Periodoncia, UIC.

· Publicaciones nacionales e internacionales.

· Dirección Médica Clínica Santvidental.

El paciente con patología periodontal. Su manejo: Desde el tratamiento conservador a la exodoncia e implantes – Dr. Alejandro Otero Ávila

La alta predeciilidad de los implantes dentales ha hecho que sean una herramienta ampliamente utilizada en la reposición de los dientes ausentes. El problema surge cuando nos enfrentamos a pacientes que presentan dientes que para muchos clínicos, hoy en día, tienen un pronóstico cuestionable y tenemos que decidir si los extraemos para posteriormente reponerlos con implantes o los tratamos para mantenerlos en boca.

Cuando nos enfrentamos a un paciente con una patología periodontal avanzada, antes de decidir la extracción de sus dientes, debemos preguntarnos que nos indican los estudios de mantenimiento sobre la supervivencia de estos y contrastarlos con los resultados de los estudios a largo plazo en los tratamientos con implantes.

Los estudios clásicos de mantenimiento periodontal (Wilson y cols.1984, Kocher y cols. 2000, Tonetti y cols. 2000) han demostrado supervivencias a 5-10 años superiores al 93-95 %. Ante esto tenemos que preguntarnos: ¿Qué nos dicen los estudios sobre la supervivencia de los implantes a largo plazo? La mayoría de los autores (Brocard y cols. 2000, Vehemonde y cols. 2002, Leonhardt y cols. 2002) informan de supervivencias que varían entre 80 y 95 %, lo que indica que, a fecha de hoy, esta no es superior a la obtenida en dientes con afectación periodontal y correctamente tratados.

Así mismo, hoy sabemos que los factores de riesgo para la posterior pérdida de inserción en nuestros pacientes periodontales son fundamentalmente el mal control de placa, el tabaquismo, algunas enfermedades sistémicas, destacando entre estas por su prevalencia la diabetes, y la presencia de afectación furcal. Por lo tanto, debemos preguntarnos qué ocurre con este tipo de pacientes cuando se les instalan implantes y qué pasa con aquellos implantes en donde se dan esos mismos factores de riesgo.

La literatura ha demostrado ampliamente que la no eliminación de los periodontopatógenos de la boca de nuestros pacientes, es decir la instalación de implantes en pacientes periodontales que no han sido previamente tratados de esta patología, implica la colonización del surco perimplantario por parte de los mismos, que la mala higiene oral está relacionada con la pérdida de hueso perimplantario, sobre todo en fumadores, que un tratamiento pobre o negligente de la periodontitis incrementa el riesgo de padecer perimplantitis y que el ratio de progresión de la pérdida de inserción alrededor de un diente o un implante es similar en un paciente dado (Aguirre 2009).

Además, sabemos que la supervivencia de los implantes colocados en pacientes periodontales que han sido previamente tratados correctamente es equivalente, y sin significación estadística, en pacientes periodontales tratados e introducidos en un programa de mantenimiento reglado frente a los pacientes sin patología periodontal. Así mismo, afirman que el índice de éxito de los mismos puede verse afectado negativamente en periodos de seguimiento largos (Klokkevold y Han 2007).

En relación al tratamiento quirúrgico de las lesiones de furcación podemos decir que la mayoría de los estudios a largo plazo no son satisfactorios, ofreciéndonos índices de fracaso muy superiores a los que nos ofrecen los implantes a medio-largo plazo (Langer y cols. 1981, Buhler 1994).

Por este motivo, en situaciones en las que la ulterior pérdida de hueso en torno a un diente con una lesión de furcación pueda exigir la utilización de técnicas regenerativas complejas parapoder instalar implantes, debemos

plantearnos la extracción de dicho diente para luego instalar un implante

para su reposición.

En relación con la diabetes, no se encontraron diferencias significativas entre los pacientes diabéticos y aquellos que no lo eran, pero las tasas de supervivencia eran bajas para las que cabría esperar en las localizaciones descritas. Así mismo, se ha encontrado tasas de supervivencia mejores en aquellos pacientes diabéticos que fueron tratados con antibióticos y antisépticos durante la instalación de los implantes que en aquellos a los que no se les suministraron (Klokkevold y Han 2007).

Con respecto al consumo de tabaco, podemos concluir que existe una diferencia estadísticamente significativa entre los fumadores y los no fumadores con respecto a la supervivencia (89,7 % en los fumadores frente a un 93,3 % en los no fumadores) y al éxito (77 % frente a un 91 %) (Klokkevold y Han 2007).

Por último, no podemos olvidar que las últimas investigaciones sobre la prevalencia de la periimplantitis (12,4 %-43,3 %) nos revelan que esta no es tan baja como pensábamos (Zitzmann y Berglundh 2008) y que por lo tanto debemos ser cautos a la hora de extraer un diente que podríamos mantener mediante tratamiento periodontal convencional. Por esto, tal y como afirman Lang y Müller (2007), “los implantes dentales representan el último recurso, estos no están para remplazar dientes, sino que deben remplazar dientes perdidos”

Aguirre LA (2009) ¿Extraemos dientes para colocar implantes? Reflexiones a propósito de un caso. Periodoncia y osteointegración 19, 57-60

Brocard D, Barthet P, Baysee E, Duffort JF, Eller P, Justumus P, Marin P,  Oscaby F, Simonet T, Benque E & Brunel G. (2000) A multicenter report on 1,022 consecutively placed IT implants: A 7-year longitudinal study. Internacional Journal of Oral and Maxillofacial Implants 15, 691-700.

Kocher T, Koning J, Dzierzon U, Sawaf H & Plagmann HC. (2000) Disease progression in periodontololly treated and untreated patiens. Journal of Clinical Periodontology 27, 866-872.

Klokkevold, PR & Han, TJ. (2007) How does smoking, diabetes, and Periodontitis affect outcomes of implant treatment? Internacional Journal of Oral and Maxillofacial implants 22 (Suppl), 173-202.

Langer B, Stein SD & Wagenberg B. (1981) An evaluation of root resections. A ten-year study. Journal of Periontology 52, 712-722

Lang NP & Müller F. (2007) Epidemiology and oral function associated with tooth loss and prosthetic dental restorations. Consensus report of working group I. Clinical Oral Implant research 18 (Suppl), 46-49.

Leonhardt A, Grodhal K, Bergstrom C & Lekholm U. (2002) Long-term follow-up of osseointegrated titanium implants using clinical, radiographic and microbiological parameters. Clinical Oral Implant research 13,127-133

Tonetti MS, Steffen P, Muller-campanille V, Suvan J, Lang NP. (2000) Initial extractions and tooth loss during supportive care in a periodontal population seeking comprehensive care. Journal of Clinical Periontology 27, 824-831.

Vehemente VA, Chiang SK, Daré S, Muftu A & Dodson TB. (2002) Risk factors affecting dental implants survival. Journal of Oral Implantology 28, 74-81

Wilson TR Jr, Glover ME, Schoen J, Baus C & Jacobs T. (1984) Compliance with maintenance therapy in a private periodontal practice. Journal of Periontology 55, 468-473

Zitzmann NU & Berglundh T. (2008) Definition and prevalence of periimplant diseases. Journal of Clinical Periontology 35 (suppl), 286-291.

 

 

Licenciado en Odontología por la Universidad de Granada
Doctor en Odontología por la Universidad de Granada
Máster Universitario en Cirugía Bucal e Implantología UGR
Experto Universitario en Periodoncia UGR
Postgrado en Estética Dental por Autrán Advanced Dental Institute, Barcelona
Especialista en Técnica All-on-four e Inmediate Fuction por MALOCLINIC
Miembro del International Team for Implantology ITI
Socio Titular de la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración
Profesor de los Másters de Periodoncia y Multidisciplinar en Odontología Estética de la Universidad de Granada
Vocal de la Junta de Gobierno del Ilustre Colegio Oficial de Dentistas de Granada

Revisión en Implantología y Factores de Riesgo – Dr. Jesús Paylos Varela

La Implantología actual que desarrollamos en nuestro día a día en la clínica ha evolucionado mucho y sigue en constante evolución, es por ello fundamental el estar actualizado y saber a que factores de riesgo nos enfrentamos cuando desarrollamos diferentes técnicas.

Cada día los pacientes saben y se informan más y demandan procedimientos más exitosos y en menos tiempo, es por ello que nosotros como implantológos tenemos que saber como afrontar los casos con éxito y rapidez, al igual que saber cuando debemos ir más despacio y dar tiempo a la biología.

Los objetivos del curso han sido:

-       Esclarecer los factores a tener en cuenta para realizar un implante inmediato.

-    Puntualizar todos los pasos a la hora de realizar una rehabilitación completa con    finalidad estética.

-      “El Mantenimiento” como uno de los factores de riesgo principales del fracaso a largo plazo de los implantes. Cómo realizar un correcto mantenimiento en Implantología.

Los implantes inmediatos se han convertido en el 90% de la Implantología actual, pero para ello debemos saber basándonos en la literatura y en nuestra práctica clínica, cuándo está indicado realizar un implante inmediato y cuándo debemos convertirlo en un procedimiento tardío. ¿Cuándo está indicado colocar un implante inmediato?, pues en definitiva cuando la disponibilidad de tejidos blandos y duros lo permite. Para ello hemos esclarecido cuáles son todos aquellos casos que nos podemos encontrar y como resolverlos con las diferentes técnicas d regeneración de que disponemos.

Caso:   Extracción Canino incluido e Implante Inmediato Mozo-Grau con Regeneración.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Defecto post-extracción canino incluido


Regeneración Vestibular y Palatina con Hueso Particulado y Membrana Reabsorbible de largo tiempo de reabsorción hidratada con Povidona Yodada y solución de Tetraciclina.

Cierre primario sin tensión.

Implante Mozo-Grau Osseus  3,75 x 13 mm colocado en posición de 23.

Segunda fase seis meses después y caso terminado.

 

 

Buen volúmen óseo y cantidad de Tejido Blando.

En cuanto a los Parámetros estéticos en la Rehabilitación Completa, todo se fundamenta en una buena planificación y en “Individualizar” la estética a cada paciente, ya que el ideal estético no es el mismo en todos los pacientes. Hay que saber planificar cada caso acorde a las exigencias anatómicas que presenta el paciente basándonos en un análisis facial y radiológico previo para posteriormente finalizar con un análisis intraoral individualizado.

Caso: Rehabilitación Superior Implantosoportada.

Extracción y elevación de seno bilateral. Arcada inferior en mantenimiento periodontal.

 Colocación de Implantes Mozo-Grau Osseus seis meses después.

Caso Terminado.Rehabilitación Metalo-Cerámica.

Si hablamos de Factores de Riesgo en Implantología, uno de los más importantes y al cual se le debe dar máxima relevancia es al “mantenimiento”. Cuántas veces nos preguntan casi a diario los pacientes si los implantes son para toda la vida, pues bien para ello hay que concienciar al paciente de la importancia de un buen mantenimiento para proporcionar a nuestros implantes una mayor prognosis en el tiempo.

El paciente que sale de la clínica con un tratamiento de implantes realizado con su prótesis implantosoportada colocada bebe salir de la clínica con un plan de mantenimiento  y con la cita para revisión cogida. Es fundamental que el paciente entienda que hay que cuidarlo como si fuese un diente natural.

Pautas que se dan por escrito el día que se coloca al paciente su rehabilitación.

Las pautas a seguir en cada revisión de mantenimiento:

-       Cada seis meses: Oclusión, Sondaje, Radiografía si es necesario.

-       Anualmente: Levantar Híbridas.

-     Cada dos Años: Levantar Coronas, Desinfectar, Cambiar tornillos defectuosos, Dar Torque a los tornillos.

Factores clave en el análisis de un buen mantenimiento son:

-       Inflamación de la mucosa periimplantaria.

-       Presencia de Sangrado con un Sondaje suave de 0,25 N.

-       Presencia de Bolsas Periimplantarias: De 3mm o >  3mm.

-       Buen grosor de Encía Queratinizada.

-       Pérdida Ósea periimplantaria Radiológica.

-       Supuración.

-       Movilidad del Implante.

Licenciado en Odontología. Universidad Europea de Madrid

Formación Continuada en Implantología y Periodoncia. College of dentistry, New York University

Máster Oficial en Implantología Oral Avanzada, Implantoprótesis y Periodoncia. Universidad Europea de Madrid

Actualización en Metodología de la Investigación. Harvard University

Director Clínico de Clínica Asisa Dental San Sebastián de los Reyes. ITI

Regeneración Ósea Guiada (ROG) con MG Osteodrive® y MG Reguarde®

Autores:  Gabriel Castillo Dalí*, Antonio Batista Cruzado*, Maribel González Martín*, Daniel Torres Lagares*, Jose Luis Gutiérrez Pérez*

*Facultad de Odontología de la U. de Sevilla

 

Objetivo:  La aparición de nuevos biomateriales para la regeneración ósea es un tema controvertido cuando queremos determinar la capacidad de estos biomateriales en la formación de nuevo tejido óseo. El objetivo de este estudio fue evaluar el potencial osteogénico mediante estudio clínico, radiológico y tisular en la ROG postextracción de terceros molares incluidos gracias al uso de MG Osteodrive® y MG Reguarde®, utilizados de manera conjunta frente a un  grupo control donde la cicatrización ha ocurrido de manera natural.

 

Materiales y métodos:  El estudio se llevó a cabo en una población de pacientes de entre 18 y 30 años, de ambos sexos, que precisaban la extracción de un tercer molar inferior incluido. Los grupos de estudio estuvieron constituidos por cinco pacientes donde se usó regeneración con membrana e injerto y otros cinco pacientes donde no se aplicó regeneración y el alveolo cicatrizó de manera natural. Se midió el área de tejido neoformado y el porcentaje óseo neoformado a los tres meses y a los seis meses.

 

Resultados: El grupo experimental mostró mejores resultados en ambas variables de control, tanto en relación con la variable del área del hueso formado  como en relación al porcentaje de hueso nuevo formado a los tres meses y a los seis meses..

 

Conclusiones:  De forma clínica y estadística, las membranas MG Osteodrive® y el material de relleno MG Reguarde® reúnen todas las características para su uso en Cirugía Bucal, mejorando los porcentajes de regeneración ósea tras su colocación en alveolos postextracción en un periodo de tres meses y seis meses de estudio frente a otro control.

 

Más información en: http://goo.gl/kysX4h

Análisis de la Sensibilidad de la Frecuencia de Resonancia para la detección temprana del fracaso de implantes: estudio de control de un caso

Autores: Monje, Alberto; Ortega-Oller, Inmaculada; Galindo-Moreno, Pablo; Catena, Andrés; Monje, Florencio; O’Valle, Francisco; Suarez, Fernando; Wang, Hom-Lay

 

Objetivo:  el objetivo de este estudio fue probar el análisis de la sensibilidad de la frecuencia de resonancia para la detección temprana del fracaso de implantes.

 

Materiales y métodos: Se hizo una evaluación retrospectiva de 3.786 implantes colocados entre Junio de 2007 y Enero de 2013.  Un total de 20 implantes (en 20 pacientes) colocados en hueso prístino fracasaron antes de ser cargados.  Se obtuvieron los valores ISQ (Cociente de Estabilidad del Implante) de esos 20 implantes en el momento de su colocación (inmediato) y a los 4 meses (tardío).   Para probar la relación entre los valores ISQ y el fracaso temprano de los implantes se utilizaron la regresión lineal simple, regresión logística y tablas de contingencia bidireccionales.

 

Resultados:  Los valores ISQ inmediatos estuvieron significativamente relacionados con el fracaso (índice de probabilidad [OR]=4,27).  Además, los resultados de la segunda regresión mostraron una relación significativa entre los valores ISQ en una medición tardía y el fracaso del implante (OR=9.20). Para ISQ inmediato parece ser que el 73.7% de las clasificaciones correctas fueron obtenidas a costa de una clasificación incorrecta del 55% de los implantes fracasados.

 

Sin embargo, para los ISQ tardíos, el 86.2 % de las clasificaciones correctas  fueron obtenidas a costa de asumir que todos los implantes sobrevivirían.

 

Conclusión: El presente estudio demostró que los valores ISQ no son fiables para pronosticar el fracaso temprano de los implantes.  Además, el valor límite ISQ para diferenciar entre éxito y fracaso temprano del implante sigue sin determinarse.

 

Más información en: http://goo.gl/g7qPG1

 

Diagnóstico y Planificación en Implantoprótesis – Por la Dra. Ana Orozco Varo

Debemos asimilar que el buen diagnóstico y planificación son las claves del éxito a largo plazo de nuestros tratamientos con implantes. Realizar una planificación correcta de los casos a los que nos enfrentamos es la parte más importante y a la vez más compleja de todo el proceso restaurador, por ello es fundamental establecer un protocolo clínico en el que con claridad y precisión contemplemos la secuencia clínica a seguir para determinar cuál es la mejor opción de tratamiento implantoprotésico para nuestros pacientes.

 

La filosofía de trabajo actual implica prever cuál será la localización final de los dientes a reponer para en base a esa posición, estética y funcional, realizar la colocación quirúrgica del implante y no al contrario. En definitiva, con un buen encerado diagnóstico, obtendremos una férula radiológica que nos proporcionará cortes tomográficos que aumentan la precisión y reducen la incertidumbre y los tiempos de la cirugía. Si además nuestro cirujano se ayuda de esa férula para la colocación de los implantes, esa posición previsible de los mismos mejorará el resultado protésico con la simplificación de la selección de pilares desde fases iniciales de la planificación y evitará la complejidad técnica que siempre suponen los casos en los que tenemos malas angulaciones de los implantes.

 

Las actuales técnicas  de tomografía volumétrica de haz cónico (CBTC) suponen el complemento ideal a nuestro proceso de diagnóstico al haber solventado algunos de los inconvenientes de la TC convencional tipo dentascan, con una importante reducción de la dosis de radiación.

 

En las siguientes imágenes vemos un ejemplo de la importancia de previsualizar la posición ideal de los dientes a reponer mediante un encerado realizado según el arco dentario del paciente y su arcada antagonista. Apreciamos como la posición que podríamos decidir como idónea para la colocación del implante según la disponibilidad de hueso (pintado en rojo) supondría una emergencia del mismo totalmente lingualizada con respecto a la posición funcional de los futuros premolares mandibulares. Esta información permite planificar la técnica quirúrgica necesaria para poder conseguir una emergencia más adecuada de nuestras fijaciones, en este caso concreto resuelto mediante técnicas de expansión de cresta.

 

 

Junto con la aplicación del protocolo de diagnóstico, debemos tener en mente, mientras realizamos la planificación de nuestros casos, los conceptos biomecánicos básicos que nos aseguren un menor número de complicaciones prostodóncicas y por tanto el éxito de la restauración. Sabemos que la mayoría de complicaciones que pueden afectar a nuestro sistema implanto-protésico tienen su origen en las tensiones que recaen sobre el mismo. En base a la fórmula fundamental Tensión= Fuerza/Superficie, vemos como la manera de reducir esas tensiones será o bien disminuir las fuerzas incidentes (evitar voladizos y pónticos largos…) o bien aumentar la superficie del sistema sobre las que se distribuyen (aumentar el número de implantes, ferulizar…)

 

En definitiva, la correcta planificación de nuestro tratamiento, antes de comenzar, evitará tener que improvisar y arriesgar,  disminuyendo el estrés que nos supone la incertidumbre y mejorando el resultado final.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Licenciada en odontología. Universidad de Sevilla
Profesora asociada de Prótesis Estomatológica. Universidad de Sevilla
Experta en Prótesis sobre implantes. Universidad de Sevilla
Miembro de la Comisión académica y Profesora del Título de experto en Prótesis sobre Implantes. Universidad de Sevilla
Profesora de la Formación Contínua de Rehabilitación Protésica, Implantoprótesis y Patología de la Oclusión. Universidad de Sevilla

 

Selección de pilares en sector anterior estético – Por Dr. Herminio García Roncero

Actualmente disponemos de una amplia variedad de pilares protésicos para rehabilitar implantes unitarios en sector anterior estético. A la hora de decidir qué pilar queremos utilizar tendremos que tener en cuenta ciertos aspectos fundamentales como son el tipo de implante y conexión, sonrisa, biotipo periodontal, etc.

 

Las conexiones que mejor resultado clínico ofrecen son las conexiones cónicas con sistema autoblocante, puesto que la fricción estática entre las dos superficies evita cualquier movimiento o rotación. Si además añadimos el concepto de modificación de plataforma, tendremos el tipo de conexión que probablemente mejor preserve el hueso periimplantario. Este tipo de conexiones son superiores tanto en resistencia a la fractura, cantidad de microfiltración bacteriana y micromovimientos y en la favorable distribución de las fuerzas a lo largo del eje del implante. Hay que tener en cuenta que cuanto menor es el ángulo del cono, mayor es el efecto autoblocante.

 

A la hora de rehabilitar este tipo de conexiones cónicas, disponemos de diferentes tipos de aditamentos, desde los clásicos sobrecolados a los actuales individualizados mediante la tecnología CAD-CAM. Descartamos los aditamentos colados por la baja calidad de ajuste y los desaconsejamos para trabajar directo a implante.

 

En relación a los pilares mecanizados, son los pilares que ofrecen el mejor ajuste, y éste dependerá de los niveles de tolerancia con los que trabaje el fabricante. Por lo tanto entendemos que trabajar con aditamentos mecanizados sería la mejor opción disponible tanto por el nivel de ajuste como por la facilidad de procesado, en comparación con los aditamentos sobrecolados. Los aditamentos sobrecolados tienen la ventaja que se pueden ceramizar, pero en contra nos encontramos con un proceso de elaboración técnico sensible y con la obligación de trabajar con materiales nobles, aumentando los costes de producción, aunque existen algunas aleaciones alternativas que permiten sobrecolar.

 

Dentro de los aditamentos mecanizados tenemos que distinguir entre los aditamentos preformados estándar y los aditamentos individualizados CAD-CAM. Los pilares CAD-CAM nos dan la posibilidad de tener un aditamento personalizado para cada situación.

 

El problema de los aditamentos mecanizados preformados o estándar es la dificultad para utilizarlos como pilares para cementar, pues normalmente tienen un margen plano, no festoneado, que dificulta enormemente la retirada del cemento interproximal, punto crítico en las prótesis cementadas. Existe la posibilidad de utilizar pilares macizos de titanio, en los cuales se puede tallar el margen en laboratorio. Otra opción es utilizar pilares sin margen, pero tanto el clínico como el laboratorio tienen que estar familiarizados con este protocolo de trabajo.

 

Los aditamentos mecanizados preformados son muy útiles a la hora de realizar prótesis cemento-atornilladas. El resultado va a ser una prótesis atornillada con el mejor ajuste mecanizado posible, pues el aditamento no entra en el horno y no sufre oxidación. Además, la corona que vamos a cementar sobre el aditamento puede ser metal cerámica, disilicato de litio, circonio… ( figura 1, 2 y 3). Otra opción muy frecuente es utilizar pilares mecanizados (en este caso se suelen llamar interfases) y sobre éstos cementar un muñón de circonio y así obtener un pilar de circonio con base mecanizada metálica. Aconsejamos no trabajar con aditamentos de circonio directo a implante. Es preferible utilizar estas interfases metálicas ya que el comportamiento del circonio en fricción con el titanio de la conexión del implante ha ocasionado algunos problemas de desgaste y además estos pilares totalmente cerámicos son los que presentan menor resistencia a la factura en conexiones cónicas. La mayoría de las casa comerciales ofrecen estos pilares de circonio CAD-CAM con base mecanizada metálica, que es la mejor opción si queremos trabajar con pilares cerámicos para cementar. El muñón de circonio se cementa a la interfase metálica y se comporta como un pilar de una sola pieza. (figura 4 y 5)

 

En cuanto a prótesis atornilladas con CAD-CAM, podemos trabajar con Cr-Co y cargar la cerámica directamente. No debemos olvidar que el Cr-Co entrará en el horno para la cocción de la cerámica, y se tendrá que retirar la capa de óxido producida por las altas temperaturas, normalmente con perla de vidrio.

 

A la hora de elegir el material del pilar en prótesis cementadas, tenemos que tener en cuenta varios factores:

 

- El primero de ellos es la línea de sonrisa. Si el paciente no enseña encía, lo lógico sería utilizar pilares de titanio, pues no hay compromiso estético a ese nivel y el titanio es mucho más resistente a la fractura que el circonio. Además, el circonio es más susceptible a la fatiga y actualmente disponemos de pocos estudios de su comportamiento a largo plazo.

 

- Otro factor crítico es el grosor de encía. Los estudios nos indican que con un grosor de tejido blando mayor a 2mm y dejando el pilar a 1,5mm subgingival, el ojo humano no es capaz de distinguir entre titanio o circonio. En sector anterior estético deberíamos tener siempre ese grosor vestibular de tejido blando de 2mm para prevenir futuras recesiones. Multitud de autores indican injertar tejido blando para obtener un grosor gingival suficiente y así tener buenos resultados a largo plazo. Por lo tanto teóricamente podríamos usar pilares de titanio en todos los casos en los que tengamos un buen grosor de tejido. Sin embargo, no todos los casos son igual de exigentes. Dependerá de las expectativas estéticas del paciente, biotipo, color dientes vecinos… En algunos casos podremos utilizar simplemente pilares de titanio con coronas metal cerámica y en otros tendremos que exigir el máximos a los materiales cerámicos para intentar mimetizar nuestra restauración en el conjunto de la sonrisa del paciente.

 

- Por último, independientemente del tipo y material del pilar, un factor decisivo es un buen diseño, sobretodo en pilares para cementar. El perfil de emergencia y la posición del margen gingival van a tener mucha importancia en el resultado final.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Licenciado en Odontología, UIC.
Postgrado Cirugía Oral y Máster Prótesis Bucal y ATM, UIC.
Profesor Área Prótesis Bucal, UIC.
Profesor del Máster Universitario en Odontología Restauradora Estética, UIC y del Máster Internacional en Implantología Oral: Cirugía, Prótesis y Periodoncia, UIC
Práctica privada con dedicación a la Implantología y Prótesis Implantosoportada desde 2003.

Aplicación del Digital Smile Design a la Estética en Implantología y Periodoncia – Por Dr. Alejandro Otero Ávila

Hoy en día para obtener buenos resultados estéticos en odontología general, periodoncia e implantología es clave el diagnóstico previo, independientemente del uso de los excelentes materiales de que disponemos. Del mismo modo es clave saber cuáles son las necesidades y las expectativas del paciente y cual será el resultado final previamente a la realización del trabajo con un diseño previo que valoramos nosotros y nuestro paciente.

Actualmente ya sea para la realización de un alargamiento coronario del sector anterior como para la realización de rehabilitaciones implantosoportadas prescribimos un encerado diagnóstico basado en una serie de parámetros estéticos ya establecidos1,2, que nos realizará nuestro técnico  y que nos servirá para la realización de una serie de mock-up o pruebas en boca y ver el posible resultado de nuestro tratamiento previamente planificado.

El problema se plantea en la comunicación de dicha información a nuestro técnico, ya que en muchas ocasiones se pierden datos importantes de lo que queremos realizar. Por este motivo el equipo clínico debe aprovechar todas las herramientas posibles para mejorar en primer lugar la visualización de los problemas estéticos del paciente, crear una posible solución que presentaremos  de forma eficaz al paciente  y sobre todo crear una guía de los procedimientos tanto clínicos como de laboratorio para lograr los resultados que esperamos (Figura 1). Para ello los doctores Coachman y Calamita3 han desarrollado recientemente el concepto del Digital Smile Design que nos pueden ayudar en varios aspectos:

1. Diagnóstico estético del caso.

2. Plan de tratamiento.

3. Motivación y comunicación con el paciente.

4. Comunicación con el equipo multidisciplinar (periodoncista, ortodoncista, cirujano maxilofacial).

5. Interacción técnico de laboratorio-odontólogo.

6. Revaluación del tratamiento

7. Herramienta de marketing

El concepto del Digital Smile Design se basa en la colocación de una serie de dibujos y líneas sobre la foto del paciente siguiendo una secuencia especifica que han propuesto. Todo ello para evaluar mejor la relación estética entre los dientes, la encía, la sonrisa y la cara, permitiendo al paciente la mejor comprensión de los problemas estéticos  y tener una perspectiva sobre  las posibles soluciones3. Lo interesante de este protocolo es que es bastante sencillo de realizar, no necesitando comprar ningún costoso programa informático específico de diseño de sonrisas por ordenador sino que simplemente usaremos los programas de presentaciones que hoy en día son tan usados como son el Keynote para ordenador Mac o Powerpoint para ordenadores Pc. Utilizaremos una cámara para la realización de una serie de fotos; necesitaremos hacer una foto extraoral de cara con sonrisa amplia y dientes entreabiertos, una foto intraoral de la arcada superior y un video grabando la sonrisa en movimiento apreciando lo que el paciente enseña de borde incisal y aprovecharemos para preguntar y grabar los deseos y expectativas del paciente.

 

 

 

Bibliografia

1. Fradeani M. Esthetic Rehabilitation in Fixed Prosthodontics. Vol 1: Esthetic Analysis: A  Systematic Approach to Prosthetic Treat- ment. Chicago: Quintessence, 2004.

2. Magne P, Belser U. Bonded Porcelain Restorations in the Anterior Dentition: a biomimetic approach. Chicago: Quintessence; 2002.

3. Coachman C, Calamita M.  Digital Smile Design: a tool for treatment planning and comunication in esthetic dentistry. Quintessence Dental Technology 2012: 103-111.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Licenciado en Odontología por la Universidad de Granada
Doctor en Odontología por la Universidad de Granada
Máster Universitario en Cirugía Bucal e Implantología UGR
Experto Universitario en Periodoncia UGR
Postgrado en Estética Dental por Autrán Advanced Dental Institute, Barcelona
Especialista en Técnica All-on-four e Inmediate Fuction por MALOCLINIC
Miembro del International Team for Implantology ITI
Socio Titular de la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración
Profesor de los Másters de Periodoncia y Multidisciplinar en Odontología Estética de la Universidad de Granada
Vocal de la Junta de Gobierno del Ilustre Colegio Oficial de Dentistas de Granada